Blogia
Dialogar, reflexionar, narrar

Renovación premeditada

Renovación premeditada

 

Este es el primer blog del curso, y escribo con energías renovadas. En primer lugar, porque ya he comenzado las clases que es el verdadero motor de esta energía. Ahora mismo, en dos Máster. En el de Psicopedagogía con la asignatura “El curriculum como proyecto “y el Máster en Docencia Universitaria.  También hemos comenzado con actividades formativas, por ahora, con un gran énfasis en la   formación de formadores. Lo hemos hecho con un importante y motivado grupo de facilitadores, preocupados por desarrollar esta función de una manera más dinamizadora, y con los coordinadores de distintos ámbitos que tienen por delante una tarea compleja pero que demuestran una gran implicación.

Al preparar algunas sesiones de clase y de trabajo me di cuenta que en este curso estamos viviendo de modo más palpable algunas condiciones de la sociedad postmoderna/conocimiento, que en otras ocasiones. Por un lado, por la confluencia entre el cruce de nuestra identidad personal, subjetiva y docente y los contextos en los que participamos. Contextos marcados por diferentes “situaciones” que inciden en nosotros. Entre esos contextos, el institucional y el contexto social actual están trastocando muchas seguridades y cuestiones arraigadas, hasta el momento consideradas inamovibles; se van produciendo muchos cambios en muy breve tiempo. Si echamos la vista atrás era impensable que hace un año, en el comienzo de curso, estuvieran sucediendo estas cosas y replanteándonos diversas cuestiones. Esto suma más incertidumbre y va conformando un dominio de sentimientos colectivos  basados en el miedo, la desconfianza, el desánimo o  falta de ilusión.  Lo que puede llevar a buscar seguridades inmediatas, afianzar individualidades, justificar ciertos conservadurismos  y, en definitiva,  respuestas rápidas  más reduccionistas para afrontar tanta complejidad…  Responder a la complejidad con la simplificación y el reduccionismo es una estrategia que ha funcionado en muchas ocasiones desde los sistemas educativos, con resultados empobrecedores. Buscar otras respuestas es una responsabilidad ineludible.  Como formadores/educadores  ¿podemos ayudar a buscar otras formas de responder a este complejidad?. Desde luego, desde el lugar y el ámbito en que cada uno se encuentra, sin ingenuidades ni ideas románticas, con responsabilidad y realismo.

A raíz de ello es que creo se puede explorar en el avance de dos de las condiciones que  Ronald Barnett  (2002) indica como demanda para la universidad en la era de la supercomplejidad….

Una, es la de la renovación premeditada  (145) que “genere una conversación sobre los desafíos claves a lo que se enfrenta así como un intento colectivo por identificar nuevas oportunidades que puedan abrirse.  Las oportunidades para el debate no sólo tendrán que ser aprovechadas sino creadas. Y para eso se necesita energía, esfuerzo…. y un compromiso con los demás”  ¿Cómo aplico esto a mi situación actual? ¿Qué reto puedo asumir?. Estoy segura que podemos asumir la responsabilidad de brindar oportunidades de diálogo, de plantearnos preguntas, de crear espacios para la reflexión… búsqueda de otras formas de conocimiento…

Y la otra  condición,  muy relacionada a esta, es la de interdisciplinariedad crítica. En el sentido de que el espacio de una disciplina no se puede mantener puro, sino que se halla sujeto a la invasión potencial procedente de cualquier lado, es un espacio de indagación que puede ser interrogado por otro cooperativamente y dar lugar a nueva propuesta de indagación.  Por ello, se requiere la crítica como condición de autoreflexibilidad, de buscar una explicación, de ofrecer una exposición fundamentación de su contribución, de diálogo entre teoría y práctica, de nuevos con viejos conocimientos…..

Traspasar esos espacios disciplinares para intentar crear diálogos, encuentros, desencuentros, espacios de indagación comunes… hemos comprobado que son retos difíciles. Llevamos tiempo haciendo esfuerzos por enmarcarnos en esta línea, hemos hecho proyectos interesantes nosotros mismos, hemos estimulado otros  a través de los Grupos de Innovación o de otras metodologías pero no logramos avanzar en la consolidación de algunos espacios… son procesos lentos y a veces poco sostenidos. Pero tenemos que asumir la responsabilidad de crearlos…, coincidiendo con esto me alegró el esfuerzo de mi colega Alejandro Iborra al organizar el seminario de Ecolología de la Mente y al aportarnos una visión rica para ayudarnos a explorar la  interdisciplinariedad (Post en El diario de Telémaco).

Este curso nos planteamos hacer alguna otra actividad que nos permita ensayar algunas estrategias que permitan ir poniéndonos en situación. Sin duda, los marcos organizativos, las formas de conocimiento que se perciben como únicas,  no dan lugar a otras alternativas o formas de pensar. Pero si conjugamos la renovación premeditada y la interdisciplinariedad crítica como principios de actuación, tal vez acortemos la distancia entre las intenciones y las acciones y aunemos acción y reflexión….

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

2 comentarios

Alejandro -

Hola Leo

Llevo como una semana dándole vueltas al tema de la identidad docente / identidad profesional, relacionado con las clases del MADU de la semana que viene, así como del Master de Profesorado. Y me encanta leer lo que has escrito, me viene ni qué pintado. Tiene gracia que apenas tenemos tiempo para reflexionar, para sentarnos y hablar sobre estas cosas. Menos mal que ya empezamos dentro de poco a sistematizar nuestras reuniones, las necesitamos.
Me has contagiado tu entusiasmo, así que seguiremos con todos estos asuntos. Estamos siempre tan ocupados con el desempeño cotidiano (con la sucesión interminable de asuntos, la reflexión en la acción??) que no siempre pensamos sobre ello con perspectiva (la reflexión sobre la acción y sobre ésta misma, ¿no?). Hay que seguir con todo esto ;)

Por cierto me encanta la imagen que has elegido.

Saludos

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Carmenchu -


Mientras te leía me asaltaban varías ideas a la cabeza.

La primera, era pensar en el libro de Andy Hangreaves y Dean Fink del "liderazgo sostenible" .

En un segundo lugar la idea de los patrones emergentes y persistentes(en este aspecto del liderazgo) en los propios grupos de Innovación.

También la importancia de las "sucesiones" trabajadas desde un principio para no caer en el reduccionismo de no planificarlo y gestionarlo; evitando caer en el patrón de la búsqueda de la certezas ( éstas simplifiquen la vida hasta deformar sus contornos).

En el capítulo III de este libro AMPLITUD: distribución , no delegación. Aparece una figura (pág 123) que podría apoyar la causística de las categorías que vimos que vimos en la reunión del día 22/9.

Salieron ideas muy buenas de ese encuentro y el desafío de materializarlas.

Un placer volver a leerte ;)
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres